Home / Balón Cuadrado / Beisbol asunto de Estado, capricho de López Obrador: El País

Beisbol asunto de Estado, capricho de López Obrador: El País

+El mandatario de México destina a su deporte favorito recursos inéditos, según el prestigiado diario español
+Por encima de algunos programas sociales, advierte
+Corre riesgo de ser ponchado

 

Ciudad de México, 23 de marzo (Jesús Yáñez / BALÓN CUADRADO).- Insólito: tras casi 100 años del triunfo de la Revolución Mexicana, el beisbol tiene su propio despacho en el Palacio presidencial de Andrés Manuel López Obrador, 65 años de edad –quien suele ufanarse de haber sido prospecto de Ligas Mayores en Estados Unidos, en sus años mozos. Separado por menos de 100 metros del mandatario.

“Estamos a la vuelta”, dice, ufano, Edgar González, el titular de la oficina para la promoción y desarrollo de este deporte.

Nunca tuvo algo similar, siquiera, el futbol, deporte nacional por excelencia. Ningún mandatario, tras aquél movimiento armado, decidió amamantarlo con la abundante ubre del presupuesto oficial.

Con el Rey de los Deportes es diferente.

Los bates y manoplas se han convertido en un asunto de Estado.

Ningún otro mandatario mexicano ha dedicado tantos al deporte, ni a una sola disciplina. Es la apuesta de López Obrador, una prioridad, un capricho, publicó el diario español El País.

En febrero pasado, López Obrador anunció la creación de la Oficina de Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Beisbol en México (ProBeis). Se trata de un ente independiente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la que rige al deporte en el país.

El líder de Morena destinará este año 350 millones de pesos (unos 18 millones de dólares) para consolidar el deporte en el país a través del impulso de los futuros jugadores. El hombre al frente, Edgar González, es un exjugador de los San Diego Padres, Estados Unidos.

López Obrador conoció a González durante un desayuno en 2015. El político mexicano quedó enganchado con un libro que había publicado González en el que esboza 27 historias de beisbolistas que habían triunfado.

(El presidente de México suele practicar beisbol en sus ratos libres)

“Cuando ganó la presidencia me llamó por teléfono y me dijo que quería que yo estuviera a cargo del béisbol”, cuenta el ex lanzador a El País.

Y lo cumplió durante sus primeros 100 días de Gobierno.

El presupuesto destinado este año al beisbol es mayor, por ejemplo, al programa de estancias familiares para apoyar a madres trabajadoras (62 millones de pesos) y el destinado a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), 184,3 millones.

Es, en cierta manera, contradictorio a la austeridad que reza el Gobierno federal. “El beisbol es la mejor inversión que se puede hacer: es deporte, se combate a la obesidad, a la delincuencia, sanas al tejido social y promueves valores”, defiende González.

El encargo presidencial a Edgar González es el de agitar los semilleros de jugadores mexicanos para encaminarlos a Estados Unidos, sede de la mejor liga de béisbol.

“Hay que formar mejores ciudadanos a través de este deporte y después llevar a 60 a Grandes Ligas durante estos seis años”, explica González.

La intención, admite, es convertir al beisbol en el deporte nacional.

“Estamos haciendo un programa con la Secretaría de Educación Pública y se busca que los muchachos jueguen beisbol en las escuelas. La prueba piloto comenzará en Ciudad de México”, explica.

image.png

(Hoy encabezará AMLO la inauguración del estadio de los Diablos Rojos del México)

López Obrador nunca ha ocultado su fanatismo por el béisbol. Su campaña presidencial estuvo repleta de analogías .

“Vamos a ganar por blanqueda – un triunfo en el que el rival no anota ningún punto – y a la ofensiva batearemos jonrón con casa llena”.

Un mes después de ganar las elecciones presidenciales, lanzó un tuit que resumía su visión del deporte en México: actividad física y deportiva, de alto rendimiento “para ganar muchas medallas” y beisbol.

Incluso, el mandatario, se ufana de haber sido prospecto de Grandes Ligas en sus años mozos. Suena a uno más de sus inconmensurables delirios.

El arribo a la silla presidencial de López Obrador ha supuesto una resurrección de la llamada pelota caliente. Al menos en la agenda pública. En los primeros 100 días, el Ejecutivo logró convencer a una serie de empresarios para recuperar un equipo extinto, Los Algodoneros de Gusave (Sinaloa), inauguró el primer salón de la fama y este sábado será la apertura del estadio de los Diablos Rojos.

image.png

(Pasión de López por las franelas de clubes mexicanos de la Liga del Pacífico)

“El hecho de que se hable de béisbol por el presidente es una gran publicidad”, afirma Othon Díaz, presidente ejecutivo de los Diablos Rojos.

“Todos los gobernadores nos están hablando para abrir escuelas de beisbol”, agrega Edgar González.

Un deporte que sigue sin vencer al futbol

Fútbol y boxeo acaparan las preferencias populares, de acuerdo con la encuesta anual de Consulta Mitofsky.

“No podemos soslayar el hecho de que el fútbol ha sido una aplanadora en la parte del marketing, del manejo de los medios de comunicación en donde, al menos en México, las principales televisoras –Televisa y TV-Azteca, cuyos dueños, de manera directa o indirecta, tienen un papel protagónico en el gobierno de AMLO– han sido una gran influencia”, asegura Othon Díaz.

En México existen dos ligas profesionales.

Javier Salinas, CEO de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), explica que antes los jugadores solo jugaban cinco meses durante el verano y el resto del año quedaban desempleados. Así que se formó la competencia del Pacífico, que se juega en invierno. El mayor problema para este deporte ha sido su exposición mediática.

“El beisbol no tuvo un romance con la televisión abierta en los sesenta”, dice Salinas.

El problema, añade Díaz, es que “los juegos no comienzan necesariamente en el horario fijado. No se sabe a qué hora terminan, hay juegos que duran seis horas y aquí no hay empates”.

En todo el país hay, de acuerdo a los datos de Javier Salinas, 35 millones de aficionados. “Por temporada tenemos 1.000 partidos, van más seguidores a los estadios que al fútbol en términos de partidos jugados”, agrega.

image.png

(Con Alfredo Harp Helú, principal empresario promotor del Rey de los Deportes)

“Desde antes de que López Obrador hablara de beisbol, nuestra Liga era atractiva para los empresarios. En los últimos dos años nuestros ingresos han crecido en un 550 %”, enfatiza.

En la Liga del Pacífico, presidida por Omar Canizales, por temporada acuden más de tres millones de aficionados.

El mayor frenesí por el deporte se encuentra en Sinaloa –cuna del nacotráfico, donde nació Joaquín Guzmán Loera, El Chapo– , donde hay cuatro equipos profesionales.

“Nosotros somos inspiradores de niños y jóvenes. También nos hemos convertido en el principal semillero de los jugadores que llegan a Grandes Ligas en Estados Unidos”, comenta Canizales.

“Forbes señala que siete de los 10 deportistas mexicanos mejores pagados son beisbolistas. Esto te dice que la derrama económica que pueden traer a México es mucho más grande”, afirma González.

“Pueden empezar los años dorados del béisbol en México”, complementa Díaz.

López Obrador ha lanzado la bola. Su apuesta más personal y osada.

Corre el riesgo de ser ponchado.

Check Also

Necesaria, la comunicación entre padres e hijos para evitar que sean víctimas en las redes sociales

Ciudad de México 18 Julio (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- La diputada Laura Erika de Jesús Garza ...