Home / Entérate / Productividad y bienestar, factores de la oficina del futuro
Resulta difícil no encontrarse con algún anuncio o artículo que hable de los avances tecnológicos y de los modernos “vehículos inteligentes”. Algunos de los más impresionantes permiten a los automóviles “saber” cuál es su posición en la carretera, advertir un posible cambio brusco de carril y transmitir una vibración de advertencia al conductor a través del asiento para despertarlo si está somnoliento y hacer que se concentre.
Resulta difícil no encontrarse con algún anuncio o artículo que hable de los avances tecnológicos y de los modernos “vehículos inteligentes”. Algunos de los más impresionantes permiten a los automóviles “saber” cuál es su posición en la carretera, advertir un posible cambio brusco de carril y transmitir una vibración de advertencia al conductor a través del asiento para despertarlo si está somnoliento y hacer que se concentre.

Productividad y bienestar, factores de la oficina del futuro

Resulta difícil no encontrarse con algún anuncio o artículo que hable de los avances tecnológicos y de los modernos “vehículos inteligentes”. Algunos de los más impresionantes permiten a los automóviles “saber” cuál es su posición en la carretera, advertir un posible cambio brusco de carril y transmitir una vibración de advertencia al conductor a través del asiento para despertarlo si está somnoliento y hacer que se concentre.

Este tipo de innovación tecnológica que facilita y protege nuestras vidas llegará, más temprano que tarde al ámbito laboral. De hecho, ya existen sillas inteligentes que miden nuestra postura y el tiempo que llevamos sentados, así como superficies de trabajo inteligentes que detectan nuestra presencia.

En una entrevista reciente con The Economist Intelligence Unit acerca de las tendencias que marcarán el entorno laboral del futuro patrocinada por RICOH, Alan Hedge, Director del Laboratorio de Factores Humanos y Ergonomía de la Universidad de Cornell (Estados Unidos), señala que este tipo de tecnología es solo el principio: “Estamos en el inicio de una revolución de objetos y productos ‘activos’ con sensores integrados”.

El profesor Hedge denomina esta interacción entre las personas y la tecnología “everywhere ergonomics” (ergonomía integral). Aunque no todas las oficinas dispongan todavía de sillas y superficies inteligentes, es solo cuestión de tiempo que la tendencia de los “wearables” o dispositivos portátiles empiece a transformar el entorno de trabajo. Si miramos atrás, veremos cómo la adopción generalizada de “smartphones” desencadenó el crecimiento del teletrabajo que ya prometían, años antes, las computadoras portátiles. En mi opinión, esta tendencia va a seguir creciendo mucho más.

La comodidad y facilidad de acceso a la información, como factor de productividad, junto a los hábitos de trabajo saludables serán el impulso que promueva el concepto de “everywhere ergonomics” en el lugar de trabajo. En el caso de los dispositivos móviles, el bienestar de los empleados ya es un elemento clave. Según el informe de PwC “The Wearable Future”, publicado en 2014, más del 80% de los consumidores indicó que alimentarse de manera más sana, hacer ejercicio de forma más inteligente y acceder a un servicio de atención médica más práctico son ventajas importantes de la tecnología portátil.

El profesor Hedge considera que estas tecnologías que “cada vez están más integradas en nuestro entorno” son las que nos permiten acceder, de forma centralizada, a la información personal y a la profesional, a medida que interactuamos con las superficies y los materiales inteligentes que nos rodean.

Resulta tentador vislumbrar un mundo en el que los propios empleados sean los que estén conectados. En ese mundo, son las personas y no la tecnología las que constituyen el dispositivo móvil, puesto que el acceso se realiza a través de casi cualquier superficie, accesorio o prenda de ropa, por lo que dejamos de necesitar un dispositivo móvil para ello. La demanda de formas más sencillas de trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento ya es evidente. De acuerdo con el estudio encargado por RICOH, los empresarios prevén que en 2018 la mayoría de su personal esté formado por empleados con acceso las 24 horas y los 7 días de la semana a toda la información necesaria.

Sin embargo, pese a las nuevas tecnologías y las ventajas que supone contar con una fuerza laboral móvil y “madura” en términos digitales, algunas compañías se resisten a adaptarse. Según otro estudio que encargamos sobre el lugar de trabajo evolucionado tecnológicamente, solo 29% de los empleados opinaba que su compañía tiene un fuerte interés por crear nuevas formas de trabajar e implementar tecnologías que hagan del futuro una realidad.

Algunas organizaciones se toman con la misma lentitud la adopción de procesos que permitan medir el bienestar de los empleados, una cuestión que cobrará cada vez más importancia en la era del “everywhere ergonomics”.

Los dispositivos que proporcionan información sobre la postura y el nivel de estrés ofrecen datos muy valiosos sobre la salud de los empleados que, si se usan de la manera adecuada, pueden contribuir a crear las mejores condiciones de trabajo posibles.

Para las compañías que miran al futuro, es fundamental prepararse de cara a esta integración de nuevas y futuras innovaciones tecnológicas. Cuando lleguen, la presión recaerá principalmente sobre los procesos anticuados y los sistemas heredados, que tendrán que optimizarse antes de adoptar estas nuevas innovaciones. Aquellas que no actúen con rapidez o que no quieran prepararse para los inevitables cambios en la manera de trabajar se arriesgarán a convertirse en compañías “lentas” en la era de los “vehículos inteligentes”.

Texto de RICOH Mexicana

Check Also

¡ROJO AMANECER! SOLIDARIDAD CAMARA, TELMEX, SECTUR

VISIÓN LABORAL   Por Javier Cerón Espinosa Frío viento, ambiente enrarecido y la Ciudad de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *