Cómo nos recuperaremos

Cómo nos recuperaremos

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

 

· Con inversiones hasta los perros bailan

· Los ganadores han sido los del pequeño 5%

Se habla profusamente de la caída de la economía mexicana, cuyo impacto más severo puede verse en la pérdida de por lo menos un millón de puestos de trabajo, pero nadie dice cómo se van a recuperar los niveles, que aún no lograba la economía mucho antes de la aparición del SARS-Cov-2, pandemia que ha contribuido a la más dramática recesión económica.

De acuerdo con estimaciones de los expertos del INEGI, la economía mexicana cayó casi un 20 por ciento entre abril y junio, en plena pandemia, cuando la mayoría de los trabajadores estaba confinada para evitar contagios y no fue un millón los que quedaron desempleados. En la práctica es incalculable la cantidad de trabajadores que perdieron su puesto en el trabajo, y aún no saben cómo, con qué medios económicos están sobreviviendo y manteniendo a su familia.

Las cifras del INEGI son alarmantes, pero más alarmante e inquietante es la misma realidad. La experiencia de verlas, leerlas, releerlas, interpretarlas, me dice que tales contabilidades son engañosas porque es imposible que los encuestadores de ese órgano econométrico puedan captar toda la realidad. Y no es por incapacidad, sino porque el tamaño geográfico de México es inmenso y hay zonas que son inaccesibles.

Así que la caída del producto que mide el comportamiento de la economía total es mucho mayor a ese 19 por ciento. Los datos oficiales aseguran que la actividad económica en México se contrajo en un 18.9% en el segundo trimestre comparado con el mismo período del año pasado, pero no solamente como resultado de los efectos de la pandemia. La caída, que es más profunda que ese 19 por ciento, ya venía desde antes y había sido prevista en base a datos desde hace por lo menos dos años. La pandemia lo que hizo fue acelerar el hundimiento, como en todo el mundo, como en la economía más grande y poderosa que es la de Estados Unidos.

Muchos actores económicos están en bancarrota, aunque los grandes capitanes del capitalismo no sólo no perdieron, sino que crecieron en estos meses de pobreza general, aumentada por la pandemia del coronavirus, que hundió al país aún más en la recesión, como lo indican las cifras preliminares del gobierno difundidas el jueves.

La actividad económica en el período entre abril y junio fue 17.3% menor a la del lapso previo, según sus cifras ajustadas estacionalmente del producto interno bruto, aunque este indicador no sea fiel indicador de la situación que padecen las mayorías conformadas por trabajadores con empleo, sin empleo, en pobreza, en pobreza extrema, en miseria o en indigencia.

De acuerdo con declaraciones del presidente López Obrador, la economía tocó fondo a fines de abril, pero no se sabe de dónde saca su optimismo para decir que la recuperación será veloz, si su gobierno no tiene ni tendrá ningún plan de apoyos reales, sustanciales, estímulos fiscales, financiamientos blandos para que las empresas se reactiven y empiecen a rehacer sus plantillas de trabajadores.

“Puedo decirle a la gente, al pueblo, que ya pasó lo peor y que funcionó la estrategia y que ya nos estamos recuperando”, dijo el tabasqueño, en una de sus mañaneras, aunque no explicó en qué basa su optimista profecía.

Lo único cierto es que la mayoría de los habitantes de este país no ven la suya y aún no tienen claro que significa la “Nueva Normalidad” en la vida de los mexicanos, cuando lo único que mejora son las cuentas de los grandes ricos, que en estos meses reportaron un crecimiento de por lo menos 20 por ciento, cuando miles de trabajadores lo han perdido todo. Si esta es la nueva normalidad mejor hubiera sido desaparecer con un respirador en el esófago. Así de dramática es esta realidad.

A DESFONDO:

Lamentable que el presidente López Obrador no tome en cuenta la calidad profesional y moral de quienes decide que sean sus colaboradores. Una embajada, un consulado es la cara de México ante el mundo. El representante del presidente tiene que ser de probidad irrefutable…

Check Also

Este martes, de nueva cuenta se dispararon los decesos confirmados por COVID-19, al registrarse 926 casos, el peor día desde el 24 de junio, cuando se reportaron 947 decesos. En julio, también hubo un día con más de 900 casos, que fue el día 21, con 915 fallecimientos, de acuerdo con las cifras oficiales de la Secretaría de Salud federal.

Se disparan defunciones por COVID-19; hoy 926 casos, el peor día desde el 24 de junio

Este martes, de nueva cuenta se dispararon los decesos confirmados por COVID-19, al registrarse 926 casos, el peor día desde el 24 de junio, cuando se reportaron 947 decesos. En julio, también hubo un día con más de 900 casos, que fue el día 21, con 915 fallecimientos, de acuerdo con las cifras oficiales de la Secretaría de Salud federal.