Home / CirculoDigital / CDMX: Atacan el conservadurismo y el inmovilismo
Constitución-Columnas-e1476813476651

CDMX: Atacan el conservadurismo y el inmovilismo

Índice Político

*Francisco Rodríguez

El proyecto de nueva Constitución Social de la CDMX ha sido tachado de iconoclasta.‎ Los caifases de la Ley han considerado en la tribuna donde se discute algunas cuestiones que revelan una profunda raigambre con viejos olores, con miedo a la trascendencia, con puritanismos propios de épocas rebasadas por la existencia objetiva de los mexicanos.

Desde que se atisbaron sus propósitos, una serie de teóricos al servicio del poder llegaron a vociferar que la Metrópoli, como ente federativo independiente no debía legislar constitucionalmente, ni un paso atrás para salirse del corchete imperante, para trascender los fines elementales del Estado mexicano.

‎Nunca han alcanzado a entender que hay conquistas sociales que la Federación jamás ha soñado, en virtud de que, al llegar al poder hace casi veinte años una generación pensante , apoyada en una población madura, pudo plasmar conductas, normas y legislación moderna, muy por encima de la prevaleciente en el resto del país.

Debido a esa nueva normatividad, en el territorio de la Ciudad de México se empezaron a implementar una serie de adecuaciones jurídicas que marcaron‎ para siempre las nuevas actitudes en relación con la protección a franjas vulnerables de la población, en un principio minorías que marcaron la pauta y pudieron dar el paso adelante.

 

El concepto del cambio no ha sido el Derecho formal

 

Las nuevas reglamentaciones sobre el aborto, las parejas homoparentales, el apoyo a las personas de la tercera edad, los servicios de salud, vivienda, alimentación y educación gratuita a población abierta, la tolerancia y no discriminación hacia la comunidad LGBTTTI, las amplias ofertas médicas y asistenciales a los bebés y niños…

… el registro puntual de enfermedades desconocidas o soterradas que hoy son atendidas por sistemas integrales, la protección a periodistas y defensores de derechos humanos, las reivindicaciones de pueblos indígenas y las exigencias emergentes de gruesos núcleos de población fueron elevados a la categoría de legalmente obligatorios y vinculantes.

El concepto que ha presidido los cambios no ha sido el del famoso Estado de Derecho formal, sino el más ambicioso en términos sociales, de la equidad, de la justicia social pura y dura. Algo a lo que no puede llegar un sistemita jurídico que no lucha contra los riesgos de la vida, que no sabe ni con qué se come eso de la justicia distributiva y conmutativa.

 

En la agenda federal no aparece lo que no deja dinero

 

La dignidad de la persona, la integridad de la familia, el interés de la sociedad en preservar la equidad, rechazando los privilegios de clases, razas, sectas, grupos de presión o individuos con intereses particulares, ha sido olvidada por el aparato jurídico decimonónico que padecemos.‎ El gobiernito cumple con aplicar leyes que disfrazan serías desigualdades, en beneficio de los que se alzan con la parte del león.

Conceptos como la equidad de género, la diversidad, la transparencia, la ayuda a madres solteras y discapacitados y el respeto a las franjas vulnerables de la población no están en su agenda. Como es un poco negocio que no deja dinero, puede esperar, e incluso soslayarse para siempre.

 

La CDMX ha funcionado como auténtica válvula de escape

 

Todo les asusta a sus buenas conciencias: rodear a la prostitución callejera de garantías indispensables de ley, permitir el consumo de mariguana, permitir la muerte asistida o el deseo a no continuar viviendo enfermedades dolorosas y prolongadas, y hasta el voto a los 16 años, como si los jóvenes de hoy tuvieran sus mismas taras.

Muchos nos preguntamos qué hubiera sido de la población de la Ciudad de México, un territorio que debe sufragar las necesidades más de veinte millones en vivienda, infraestructura, equipamiento urbano, movilidad, amabilidad con el medio ambiente, ahorro de recursos naturales y trato justo con los necesitados, si hubiera quedado en manos de los gerentitos de toda la vida.

‎Si los regímenes de la Ciudad de México no se hubieran atrevido al cambio de parámetros, esto sería un caos generalizado. La Ciudad ha funcionado como una auténtica válvula de escape para la presión inaudita causada por tanta rapiña y depredación de los gobiernos federales. ¡Y todavía se rasgan las vestiduras porque la nueva constitucionalidad quiera seguir protegiendo los derechos de las minorías trabajadoras!

 

Para alcanzar lo posible, es menester fijarse lo imposible

 

‎Quieren que los manifestantes que se expresan en las calles de la Ciudad, porque en sus gobiernos estatales de origen no les hacen caso, sean reprimidos con rudeza. Que los comerciantes ambulantes –que ya forman el 60% de la población económicamente activa en el país– no gocen de los equipamientos, permisos, beneficios urbanos y educativos para sus hijos.

Los mismos apáticos y desarraigados que han llevado al extremo los efectos destructores de la crisis, se oponen a que se plasme en la ley máxima cualquier medida de equilibrio en favor de los que nada tienen; que se siente cualquier base de poder que haga más justos los sistemas jurídicos, sociales y morales.

No saben, o lo fingen, que para alcanzar lo posible, es menester primero fijarse lo imposible. Nada de lo que nos rodea existiera, si no hubiera sido impulsado por pioneros sociales que en su tiempo fueron juzgados de insensatos, o de rebeldes contra lo establecido y consagrado por las dictaduras del pasado.

 

Entorpecen la solución a necesidades de supervivencia social

 

En un país como el nuestro, que desgraciadamente ocupa uno de los últimos lugares del planeta en equidad, justicia y mejoramiento de las condiciones materiales de existencia, se entorpece la solución a las necesidades elementales de supervivencia, en paz y libertad.

Tratan a todo costo de desviar la atención sobre las patéticas condiciones de vida que padecemos y sobre el estamento generalizado de una sociedad de la desconfianza mutua, que ellos se empeñaron en construir contra toda norma de convivencia elemental.

Para ellos, el objetivo es la parálisis institucional de la sociedad. El Estado y sus habitantes no deben unir sus fuerzas para responder a las nuevas exigencias del crecimiento de la población y el agotamiento de los recursos, sino esperar a las medidas salvíficas de quienes, por lo visto, nunca aparecerán en el escenario público.

 

Tratan de imponer la misoginia, el desprecio hacia los pobres

 

Les asustan las figuras de participación ciudadana como el plebiscito o el referéndum, así como la revocación de mandato hacia los gobernantes desastrosos. Se encasquetan el saco antes de ponérselo, porque saben que esa lumbre está muy cerca de sus aparejos.

‎Tratan de imponer la misoginia, el desprecio hacia los pobres, la bellaquería ramplona y, finalmente, una suerte de confesionalismo político, de pureza oficinesca, de expiación pública y de rendición incondicional hacia los usos, tradiciones y costumbres de la religión oficial de la corrupción, la rapiña y el derroche oficial.

‎¡En esas manos estamos! Con una clase política de este talante, aún no se inventarían el cero ni la rueda.

¿No cree usted?

 

 

Índice Flamígero: Escribe don Rubén Mujica Vélez: “La historia se repite. Salinas de Gortari, con su sabihondo Aspe-ro, desaparecieron tres ceros a un pesito que no llegaba ni a bilimbique. De paso Aspe-ro “desapareció” la MISERIA en México, por medio de una “chulada” de curva que dibujo en un pizarrón. Pero ignoro quién fue el nuevo economista “GENIAL” que a los indicadores de crecimiento económico del PIB dejó de restarle el crecimiento de la población, como en mis años mozos en la Facultad de Economía se estilaba. Así, lo que se dice que es crecimiento esconde el ESTANCAMIENTO o el DECRECIMIENTO de la economía, desde hace varios decenios. Además que los 2 millones de empleos que presume Peñita haber creado en su sexenio, es la suma que requiere el país CADA AÑO! ¡FALTAN 4 MILLONES DE EMPLEOS!, ¡hasta este año y contando! ¡Estos herederos de CHEN KAY son capaces de ganarle al mago que hacía desaparecer elefantes y la Torre Eiffel! Ojalá no logren hacernos perdedizos a TODOS los mexicanos. Pero ahora CARTENS interpreta, sin su ingenio, a “El Gordo” y Meade a “El Flaco”, intentando mover un piano (no a “México”). Pero ni como TAMEMES se ponen de acuerdo. Es una yunta cuyos bueyes jala para su lado y a los mexicanos?… ¡pues que se los cargue la CHIFOSCA! ¡Y que siga la fiesta, los viajes internacionales inútiles y derrochadores que el pueblo aguanta!

@pacorodriguez

 

Check Also

60713022

Acceso a la información, fundamental para las mujeres: Lorena Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, 05 de diciembre, (AZCAPO NOTICIAS / CÍRCULO DIGITAL).- Sólo a través de un ...