Home / CirculoDigital / Una Historia de los desfiles en México

Una Historia de los desfiles en México

Desde la frontera

El primer desfile en la vida independiente de nuestro país sucedió el 27 de septiembre en 1821, en la ciudad de México.
+ El 16 de septiembre de 1910, desfilaron 5 mil soldados
+ El pueblo de México se vuelca siempre para vitorear a su ejército.

Dicen que Napoleón afirmaba que “daba mayor resultado un gran desfile que un mes de propaganda, discursos o dinero”.

Por el interés que representa el tema del desfile en México, a continuación se reproduce un texto encontrado en la red, para mantenernos informados y documentados en la materia:

Si tiene Usted elementos para corregir o mejorar el presente texto, sinceramente se lo agradecería mucho. (Datos, anécdotas, correcciones, etc.)

Es muy probable que en algún momento de nuestras vidas, hayamos participado u observado un desfile militar, en el caso de México, ¿sabemos cuál es el origen y el porqué de los mismos?

En todos ellos con el entusiasmo de siempre participaba el contingente del pentathlón. El desfile conmemorativo de la batalla de puebla (5 de mayo) se suspendió y persisten el 16 de septiembre y 20 de noviembre que conmemoran la independencia de México y la revolución mexicana.

Les invitamos a conocer la historia del desfile en México, artículo que está firmado por Arturo Ortega, a quien agradecemos de antemano su elaboración. Y recuerde que si usted puede mejorar u actualizar los datos aquí presentados se lo agradeceríamos mucho:

El primer desfile organizado en la vida independiente de nuestro país sucedió en 1821, el 27 de septiembre, con motivo de la histórica entrada del Ejército Trigarante a la señorial ciudad de México con el indiscutible libertador de México don Agustín de Iturbide al frente de 16.000 jinetes.

Con Porfirio Díaz, años después, se cambió la fecha del desfile del ejército, recordando a Iturbide al 16 de septiembre, porque Díaz asoció el festejo del inicio de la Independencia con su onomástico el 15 de septiembre.

Años más tarde el desfile fue el símbolo de la unidad entre los diferentes grupos que se disputaban el manejo del gobierno.

El 16 de septiembre de 1910, desfilaron 5 mil soldados pero la nota destacada fue que lo hicieron con uniforme de paño azul y en lugar de sombrero, usaron por primera ocasión quepís.

El 27 de septiembre de 1911 se organizó un desfile y un festival militar en el Hipódromo Condesa con carreras de caballos conmemorando la Consumación de la Independencia.

En la ciudad de México el desfile sufría año tras año alguna variación pero generalmente éste daba inicio en la Columna de la Independencia con rumbo al Palacio Nacional.

Los soldados de infantería durante el desfile presentaban maniobras militares y los jinetes de caballería brindaban un extraordinario espectáculo ecuestre.

Años más tarde se cuidó que los caballos del ejército fueran del mismo color, del mismo pelaje, con lo que aumentó la uniformidad y la marcialidad.

Desde entonces y desde la madrugada los contingentes militares en todas las plazas forman para organizarse y dar inicio al desfile. El pueblo de México se vuelca siempre para vitoriar a su ejército.

Tanto el Cuerpo de Caballería del Pentathlón como los cadetes de caballería del Heroico Colegio Militar iniciaron con la costumbre de aumentar la dificultad y espectacularidad montados en briosos corceles, con las carreras cosacas, el circo romano, las pirámides ecuestres y el salto de obstáculos…

El desfile del 20 de noviembre se ha caracterizado por ser más deportivo que militar convirtiéndose en un verdadero espectáculo, y es ocasión para que los planteles militares, el Pentathlón, escuelas de toda índole, sindicatos, deportistas de cuanta disciplina exista, charros, etc., muestren ante el público y las autoridades la mejora en su adiestramiento. Estos desfiles resultaban kilométricos, pero el buen pueblo se divertía. Hasta donde sabemos al menos en el Distrito Federal el desfile deportivo ya no incluye a agrupaciones militares.

Desde el punto de vista de la ordenanza militar, un desfile sirve: 
a) para que las autoridades civiles y militares pasen revista de las tropas.
b)- para que se rindan honores a vivos o muertos que lo merezcan.
c).-para que se constate el grado de avance en el adiestramiento de las tropas,
d).- para que el pueblo vea a sus fuerzas armadas.
e).- para que los enemigos de la Patria, internos o externos vean la capacidad disuasiva de las fuerzas armadas en cuanto a armamento y adiestramiento.

Con el paso de los años, se aceptó que junto al Ejército Mexicano desfilaran con allta distinción, primero en septiembre de 1938 el Pentathlón Deportivo Militar Universitario, alguna vez la Legión de Honor y a partir de 1941 la Academia Militarizada “México”. Esto en la ciudad de México. Años después se sumaría por su cantidad y calidad la Universidad Militar “Latinoamericana”, la elite de las escuelas militarizadas.

En Guadalajara sigue siendo un atractivo el paso de las jóvenes tropas del PDMU, unas -las más- con personal armado, otras con infantería, y de cinco años a la fecha con el ya famoso Escuadrón de Caballería.

Se han registrado desfiles militares en la ciudad de México con la participación de hasta 25.000 hombres y con una duración de hasta seis horas.

A los desfiles también se les conoce como Paradas, Revistas, Vallas, etc.

Napoleón afirmaba que “daba mayor resultado un gran desfile que un mes de propaganda, discursos o dinero”. (Oh! la Guía Ecuestre, no. 41, septiembre de 2007).

Con el transcurrir de los años, los desfiles se han convertido en parte de la vida social de los mexicanos. En no pocas ocasiones, se pregunta al público qué es lo que celebramos los mexicanos el 16 de septiembre, y sin dudarlo contestan: “¡es el día del desfile!”.

Las festividades patrias, entre ellas los desfiles, tienen un gran poder formativo sobre todo ante los niños en general y los del del Pentathlón Menor.

Guardando las distancias, una celebración cívica tiene casi el mismo impacto formativo que la celebración de una Santa Misa, una misa en serio, donde la liturgia, es decir el instrumento mediante el cual, entra la mística católica a través de los sentidos juega un papel preponderante:
la música, las imágenes, los olores, el tacto, el gusto……

De ahí que quienes ejerzan algún grado de autoridad en la sociedad, entre ellos los clases y oficiales del Pentathlón, nos debemos obligar a mantener en alto la atención por los desfiles y por las festividades patrias, altamente formativas…

En la década de los 50 se incluyó en los desfiles militares el sobrevuelo de naves aéreas de la Fuerza Aérea Militar/Colegio del Aire. Los mexicanos pudimos observar la evolución de los aviones, desde el tradicional e histórico Stearman, hasta el supersónico F-5 sin olvidar a los Pilatos, los T-33, T-28, Cesnas, etc.

El 20 de noviembre de 1995 desafortunadamente cinco naves aéreas (F-5 y T-33) colisionaron en el aire falleciendo varios pilotos aviadores, lo que trajo como consecuencia que se suspendiera por 12 años la participación de naves durante el desfile.

Grata fue la sorpresa de que el pasado desfile de 16 de septiembre de 2007, de nuevo surcaran los cielos las naves de la Fuerza Aérea Mexicana. Artículo que se reproduce de manera textual del sitio:o
http://www.pentajalisco.org/modules.php?name=News&file=article&sid=917
http://www.pentajalisco.org/modules.php?name=News&file=article&sid=917

Este artículo se publicó aquí mismo en el 15 de septiembre de 2008:
Historia de los desfiles en México
15.09.08 | 20:30. Archivado en Crónica regional

http://blogs.periodistadigital.com/hermosillo.php/2008/09/15/historia-de-los-desfiles-en-mexico
Historia de los desfiles en México II

15.09.16 | 08:44. Archivado en Sobre el autor, Crónica regional
http://blogs.periodistadigital.com/hermosillo.php/2016/09/15/historia-de-los-desfiles-en-mexico-ii

 

Check Also

EUA y Corea del Sur prometen mantener “presión” contra Norcorea

Ciudad de México a 17 de Noviembre (CÍRCULO DIGITAL).- Negociadores nucleares de Estados Unidos y ...